Nueva dirección

Este blog cambio de dirección: Pinchar aqui

lunes, 28 de julio de 2008

Historia de la Hermandad de la Amargura (I)

Aprovechando que en esta epoca del año la actividad cofrade practicamente se paraliza y para que alguno se de cuenta de las cosas que se pueden encontrar en los foros, trancribo un texto que encontre hace algun tiempo en uno de tematica cofradiera. El foro en cuestion se llama la Semana Mayor y en el post dedicado a la Hermandad de la Amargura de Sevilla uno de los foreros, palermoverde, expone una mas que interesante teoria sobre el origen de la hermandad y la evolucion de la misma. La exposicion queda interrupida en el año 1843, una lastima.



Hacia el año 1480 ya existía en lo que hoy es el barrio de San Julián una corporación de gloria bajo la advocación de la Iniesta, a la que el clérigo Luis Alfonso dejó unas casas a espaldas de San Marcos para que en ellas se hiciera un hospital bajo el título de la Virgen de la Iniesta y en el que esta corporación pudiera fijar su residencia.


Pasando el tiempo, y tal y como hicieran muchas corporaciones, también esta se convirtió en hermandad de penitencia en el año 1560, fijándose su estación en la tarde del Jueves Santo.


En la reducción de hospitales del año 1587, tuvo esta corporación que cerrar el suyo, y pasó a establecerse en la parroquia de San Julián.

Figura esta hermandad entre las cuarenta hermandades de penitencia que concurrieron a la procesión del Corpus del año 1602, ocupando el lugar veintisiete, situándose entre las de la Esperanza de Triana y la de las Cruces de Jerusalén, la actual cofradía del Silencio.


Según parece hizo su última estación de penitencia en el año 1621, en el que, a pesar de que sus reglas, que ordenaban su estación en el Jueves, lo hizo en la tarde del Miércoles Santo desde la iglesia de San Julián. Y en la reducción de cofradías decretada en el año 1623 por el cardenal Niño de Guevara, se agregaron a ella las del Santo Sudario, antecedente de las actuales hermandades del Buen Fin y del Cristo de Burgos, la de Ntra. Sra. de la Presentación, antecedente de la actual cofradía del Calvario, y la de la Conversión del Buen Ladrón, la antigua hermandad de Montserrat.


Lo anteriormente indicado nos viene a decir, por una parte que las antiguas cofradías, o al menos muchas, no hacían estación con la absoluta regularidad con la que lo hacen en la actualidad, y por otra que la hermandad que nos ocupa contaba entonces, al menos a los ojos de la Autoridad Eclesiástica, con mejores perspectivas de futuro que las corporaciones que a ella se agregaban. No se equivocaba mucho la Autoridad Eclesiástica en cuanto al futuro comprometido de las tras cofradías antes nombradas, por cuanto todas y cada una de ellas terminarían por extinguirse en los años sucesivos.


Y por lo que respecta a la hermandad que nos ocupa, tampoco tendría una larga vida.


Se refiere el autor del texto a una antigua hermandad que se denominaba: "Cofradía de Nuestro Señor Jesucristo Crucificado, Nuestra Señora de la Iniesta y San Juan de Letrán", que primero fue de gloria, luego de penitencia, que volvió a ser de gloria y terminó extienguiéndose. La nueva cofradía de la Hinista se fundó en el año 1879. Y esta cofradía de la que hablo es el antecedente inmediato de la hermanda de la Amargura y lejano de la actual cofradía de la Hiniesta.


Aunque los datos sucesivos solo hablan de los quebrantos que le causaría la peste declarada en Sevilla en el año 1649, epidemia que provocaría la muerte de un gran número de sus hermanos, lo cierto es que el hecho de que no hubiera vuelto a hacer estación desde veintiocho años anteriores nos indica que la cofradía se encontraba en una grave crisis y que la peste del año 1649 solo vino a agravarla.


Sea como fuere, el caso es que en el año 1671, veintidós años después de la epidemia, la corporación desanda el camino andado en el año 1560 y pasa a constituirse como corporación de gloria, argumentándose para ello el quebranto producido por la peste del año 1649 y la imposibilidad por ello de llevar a cabo la estación de penitencia. Pero esta aprobación de nuevas reglas en la que la corporación deja de efectuar su estación de penitencia no contó, ni mucho menos, con el beneplácito unánime de sus hermanos, y al menos seis de ellos se personaron ante la Autoridad Eclesiástica para manifestar su total y absoluta oposición. Pero pese a esta oposición las nuevas reglas son aprobadas con fecha 23 de Julio de 1671.


Aquí podría, y por pura lógica debería, haber acabado esta parte de la historia, que habría tenido su continuación lógica en la refundación, ya en el siglo XIX, de la nueva hermandad de penitencia de la Hiniesta.







hiniesta

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...